Causas y tratamientos

Tratamientos modernos para hemorroides

Las hemorroides son unas dilataciones de las venas en torno a la región anal. Todos tenemos venas hemorroidales, pero es cuando estas se dilatan y causan molestias cuando se dice que alguien padece de hemorroides o almorranas.

 

Según la situación de las hemorroides, pueden ser de dos tipos:

 

  • Hemorroides internas: Al estar en la parte interna del ano, es decir dentro del canal anal, no pueden verse a simple vista ni notarse al tacto (a menos que se introduzca el dedo dentro del ano). Normalmente no duelen, pero pueden provocar picazón y escozor en el ano, y a menudo también sangrado.

 

  • Hemorroides externas: Están en la parte externa del ano, y por lo tanto son visibles y pueden notarse al tacto. Cuando se trombosan (es decir, se hacen un bulto de color violáceo), pueden producir mucho dolor. Normalmente empezaron siendo hemorroides interna, y con el paso de los años se fueron desplazando hacia afuera.

 

Es importante cerciorarse de que los síntomas sean sólo de hemorroides y no haya una fisura anal encubierta. Para más información recomiendo leer también el artículo  ¿Confusión entre fisura anal o hemorroides? Cómo se relacionan

 

Clasificación según grado de desarrollo de las hemorroides

 Según el tipo de hemorroides, se clasifican en cuatro grados diferentes:

 

Grado 1) Las venas hemorroidales están inflamadas dentro del canal anal, pero no salen fuera del ano en ningún momento. Pueden provocar sangrado en el momento de ir al baño, además de picazón en el ano durante todo el día.

 

Grado 2) Salen al exterior en el momento de ir al baño, pero inmediatamente vuelven a su sitio sin necesidad de reintroducirlas manualmente ni empujarlas. También provocan picor anal y sensación de hinchazón dentro del ano.

 

Grado 3) Salen al exterior en el momento de ir al baño. Pero a diferencia de las de Grado 2, en este caso no vuelven a su sitio espontáneamente. Hay que empujarlas para adentro, sea con los dedos, o sentándose sobre algo. Provocan picazón en el ano y dolor anal.

 

Grado 4) Están siempre o casi siempre en el exterior. Provocan dolor en el ano, y manchan la ropa interior porque provocan supuración. Pueden sangrar abundantemente.

 

 Tratamientos para las hemorroides

La mayoría de crisis hemorroidales agudas (es decir cuando no sufrimos de este problema de forma regular) se curan por sí solas en torno a una semana siguiendo estos consejos:

 

 

  • Evitar tomar demasiado alcohol, picantes, irritantes como el café o productos ácidos. Estas sustancias irritarán la hemorroide y dificultarán su curación.

 

Tratamiento no quirúrgico de las hemorroides

Cuando los consejos de arriba no son suficientes, o las hemorroides nos dan problemas más a menudo, hay algunos tratamientos que el médico puede realizar en su consulta. Los principales son:

 

  • Ligadura con banda elástica: el médico, en su consulta, coloca una banda de goma en la base de la hemorroide. Esta goma “estrangula” la hemorroide, hasta que se seca y se cae al cabo de unos días.

 

  • Coagulación con infrarrojos: el médico, en su consulta, usa un aparato de rayos infrarojos para provocar una coagulación en las venas hemorroidales. Eso provoca que el flujo de sangre hacia la hemorroide, y por tanto la misma hemorroide, se reduzcan.

 

  • Escleroterapia: el médico, en su consulta, pone una inyección de una sustancia esclerosante en la hemorroide. Eso hace que la hemorroide se “seque”.

 

 Tratamiento quirúrgico de las hemorroides

 Si los tratamientos mencionados arriba no son suficientes, y las hemorroides siguen dando problemas, la cirugía puede ser la opción definitiva. En la actualidad existen algunas técnicas quirúrgicas que provocan por lo general muy poco dolor. Estas técnicas permiten volver a hacer vida normal en muy pocos días. 

 

Ligadura de las arterias hemorroidales guiadas por Doppler (DGHAL, en sus siglas en inglés)

Es una cirugía por lo general poco invasiva y poco dolorosa.dghal

Su principal característica es que no consiste en extirpar las hemorroides, sino en coser las venas hemorroidales para cortar el flujo de sangre a las hemorroides. Esto hace que las hemorroides se reduzcan. A causa de que no se extirpa tejido, la operación es mucho menos dolorosa que la operación de hemorroides tradicional. El post-operatorio es también mucho más corto. 

Está más bien indicada para hemorroides con sangrado, pero con poco prolapso. Es decir, para hemorroides que no causen mucho “bulto” ni estén siempre fuera. Por ejemplo las de grado 1 a 3 según la clasificación que comentábamos antes.

 

 

Técnica de Longo

Esta cirugía también suele ser mucho menos dolorosa que la cirugía de hemorroides convencional.tecnica-de-longo-hemorroides

No se extirpan las hemorroides, sino que se realiza un corte circular de 360 grados en el interior del recto, y se grapa “hacia arriba”. De esta forma el tejido rectal tira de las hemorroides hacia arriba. En esa zona del recto no hay tanta sensibilidad, por lo que el dolor es menor que en la cirugía de extirpación de hemorroides. Está indicada sobretodo para hemorroides que no tengan mucho prolapso, y que estén dispuestas de forma mas o menos regular alrededor del ano. Es decir, no es la técnica ideal si tenemos una hemorroide grande en un lado del ano pero ninguna en el otro.

 

 

 

 Hemorroidectomía

Para casos de hemorroides que causan muchos problemas, sobretodo las de grado 4. Para hemorroides con importante prolapso y que están siempre o casi siempre fuera del ano. Consiste en extirpar las hemorroides, por lo que es una operación que puede resultar bastante dolorosa. Sin embargo, tecnologías modernas como el láser de CO2 en manos de un cirujano experimentado, pueden hacer que esta cirugía resulte más llevadera de lo que era hace años.

  

Opiniones de los lectores
Interés del tema
Interés del artículo
Calidad de escritura del artículo
Valoración de los lectores (1 voto) {{ reviewsOverall }} / 5